Revista Tata Chombo

Búsqueda

-???-

Danzas Folkloricas

Folklore > Danza

“LAS DANZAS FOLKLORICAS LATINOAMERICANAS”.

Para comprender la relación que existe entre trajes, danzas, música y movimientos, Irene López en su cátedra acerca de este tema se remontó a la llegada de Cristobal Colón a América, quien por conquistar la India descubrió América, encontrándose con una riqueza cultural extraordinaria.

Las tres razas que se mezclaron fueron: aborigen, española y negra. En toda América había aztecas, mayas e indios. Los mayas con una cultura desarrollada.

Influencia aborigen.

Las danzas aborígenes eran de carácter mágico-religiosas: bailaban para la fertilidad, bailes sagrados, recreativos, pantomímicos, danzas guerreras; se danzaba para todo con un sentido religioso, esotérico y simbólico.

Existían dioses que, según los españoles, eran horribles. Dioses con cara de culebra, perro, etc. Era lo que a ellos les rodeaba, su mundo. Un ambiente de misticismo y religiosidad que sobrepasaba la más osada imaginación.

Los indios bailaban mucho y eso facilitó que fueran instrumento al servicio de la evangelización. En este aspecto, los españoles hicieron varios cambios que impactaron en las creencias de los indígenas, y en ocasiones sustituyeron a un Dios del lugar por otro Santo de los españoles con similares tributos, lo que permitió que continuaran ejecutando sus danzas en el mismo sitio y fecha de adoración.

Influencia española.

En los primeros años de la Colonia, los españoles introdujeron a América sus costumbres, idiomas, trajes y danzas que en ese momento estaban de moda. Se mezclan elementos indígenas y europeos dando origen al mestizaje o hibridación. Los estilos de cada grupo social adquieren una nueva fisonomía, al mismo tiempo que los elementos complementarios como el atuendo o vestuario, que el indio los va aderezando con su propio modo de vestir; continuaban usando los caites, pero en sus danzas les adhieren un chischil, simulando al español que en sus botas usaban las espuelas.

Influencia de los africanos.

A pesar de que los indios africanos eran algo salvajes, sus danzas constituyen una riqueza extraordinaria en movimientos. Bailaban utilizando todo el cuerpo: espalda, caderas, hombros, manos, pies; mientras que los europeos sólo utilizaban piernas y brazos.

En 1516, con la trata de esclavos se extienden las primeras licencias para transportar esclavos a América y comienzan a llegar más de 20 mil africanos que se mezclan con los españoles, indios y mestizos. Proliferan los ritmos, danzas y costumbres, además de las ya existentes formando parte, el africano, de la mezcla cultural de este momento histórico.

La poliritmia de la música africana se refleja en la polaridad con que el negro domina sus pasos e interpreta la europea.

Proceso de formación de la danza.

A los frailes y sacerdotes españoles les parecían vulgares las danzas de los indios, por lo que influyeron de manera indirecta en el cambio de algunos movimientos rítmicos.

Entre los negros que habitaban en la Nueva España, América, nacieron dos tipos de danzas: la danza chacona y la zarabacia; que escandalizaron, aun más, a los sacerdotes españoles, al punto de prohibirlas.

En el siglo XVI se castigaban con 200 azotes, 6 años de prisión o el exilio a quienes las bailaban.

La danza chacona y zarabacia eran ejecutadas por bailarinas con escotados vestidos; se acompañaban de panderetas, castañuelas y cascabeles o chischiles amarrados a sus botillos. Estas trascendieron más alla del ambiente indígena, con el tiempo se llegaron a bailar entre los cortesanos y, mas aún, en el mismo Teatro Real de Inglaterra. Entre la gama de danzas que han sobrevivido se destaca: el zapateo, que era de origen gitano; el fandango y las sevillidas o danzas andaluzas,orginales de España. También sobresalen la polca, mazurca europea. Todas ellas tienen reverencias, saludos; faldas largas; movimientos con abanico, brazos levantados, que se mantienen hasta nuestros días.

Los Chinegros de Monimbó

En la primera mitad del siglo XX, los Chinegritos de Monimbó, bailaban descalzos al son del Tuncún y el Pífano, las piezas Afro-Caribes; el zapateado, el paseado y la víbora. Al comenzar la danza, bailando se hacen sombra por lo bajo, golpeando el suelo; cuando se enfrentan en la pelea, lo hacen hacia arriba golpeando sus Vergas, con furia, con entusiasmo, con vigor y arte. En este momento entra la Mediadora, una vieja Bruja con un Totem, en forma de Yeguita, símbolo Caballístico, a quien los Chinegros le tienen temor y respeto, poniendo fin a la pelea, así lo hacen en cada pieza de la Danza de los Chinegros.

El lenguaje que usan los Chinegritos de Monimbó es sencillo, lo hacen de la siguiente manera:

Preguntan: ¿Qué tal manechú la comagrita?

Continúan: ¡El compadre le dio, Lulo..Lulo!

Se ríe, terminando la Carcajada en Uh…

Y gritan: ¡Viva San Sebastián!, ¡Viva el Mayordomo!...¡Viva Santa Rita Vencedora!...¡Viva Monimbó!

El disfraz o indumentaria que usan es un gorro confeccionado con trenzas tejidas con diecisiete hebras de palma real al que se sujeta la cabellera ensortijada y teñida con anilina negra, elaborada con la fibra de henequén llamada “mozote”.

A la cabellera (mozote) se le aplica la máscara hecha de tela negra con la boca y los ojos bordados con hilo rojo. Esta cabellera se adorna con cintas anchas de vistosos colores, se amarra a la cabeza y la barbilla con cordeles de henequén.

Los Chinegritos de Monimbó van vestidos de civil, descalzos, lucen una colcha o chamarra de vistosos colores, atravesada o en diagonal de izquierda a derecha.

El arma de los Chinegritos de Monimbó, consiste en un vince o Verga de Toro, estirada al máximo o secada al sol, se complementa el arma con una garra de cuero crudo en la empuñadura.

Cuando actúan bailando en conflicto usan una garra en la mano izquierda para la defensa personal.


Inicio | Folklore | Cuentos y Leyendas | Comidas Típicas | Medicina Natural | Historia | Glosario | Contáctenos | Mapa del Sitio


-???- | -???-