Revista Tata Chombo

Búsqueda

-???-

Leyenda Chinandegana

Cuentos y Leyendas

LEYENDA INDIGENA DEL VOLCAN SAN CRISTOBAL, CHINANDEGA

Chinandega. (Colaborador Benjamín Chávez). Sabía Usted que el Volcán San Cristóbal, activo que fue trasladado del norte de Nicaragua hasta la llanura del Pacífico para complacer el deseo de una princesa, y que su floresta es una combinación de pinos norteños y malinches sureños.

Una bella leyenda indígena, cuenta que en remoto tiempo un príncipe, cuyo señorío se extendía desde los cruentos acantilados de la Isla El Cardón, hasta las primeras estribaciones Matagalpinas, vagaba melancólico entre majestuosos ríos y en soñadores bosques.

Una vez el monarca se interno en las altas montañas norteñas, sus pies iban calzados con cueros mapaches y su cuerpo de titán apenas cubierto con la sedosa piel del primer tigre que cazó.

El guerrero, escondido tras un pinabete, tensaba su arco para arrojar el dardo sobre un hermoso venado de alta cornamenta, detuvo su respiración, pero en el preciso momento que iba a soltar la cuerda mortal, surgió de entre los dorados arbustos, una frágil y graciosa figura.

Cupido Certero. Desnuda totalmente con su pelo color noche cubriendo sus túrgidos pechos y su espalda nacarada por el sol, corría la princesa Donaji tras una bella mariposa de color, mientras su mascota se perdía en las espesura verde como olfateando el peligro.

De sus manos temblorosas por la emoción, arco y flecha cayeron a los pies del príncipe encantado; mientras de un gigantesco pino, un dios mitológico del amor se acertaba en medio corazón del príncipe el dardo del amor.

Chontal y Donaji Viven. El príncipe, quien había heredado de su estirpe el lazo mágico, lo entorno al volcán y arrancándolo de cuajo lo cargo sobre sus hombros como Atlas al mundo. En sus brazos se llevó a la princesa desnuda hasta un lugar cerca de lo que hoy es Chinandega; ahí depositó el sacro monte y lo habitó por siempre con su amada.

Según cuenta la leyenda, los espíritus inmortales de los príncipes Chontal y Donaji perviven en la cúspide de la Santa Montaña y por eso siempre esta coronada por un penacho blanco que a veces toma la forma de la princesa, son los espíritus de los dioses mitológicos.


Inicio | Folklore | Cuentos y Leyendas | Comidas Típicas | Medicina Natural | Historia | Glosario | Contáctenos | Mapa del Sitio


-???- | -???-